Publicidad:
La Coctelera

ciudadanodelmundo

16 Septiembre 2014

El dinero:Hace mucho el dinero, mucho se le ha de amar;/Al torpe hace discreto, hombre de respetar,/hace correr al cojo al mudo le hace hablar;/el que no tiene manos bien lo quiere tomar…

EL DINERO

Maldito invento es el dinero,

es un invento del demonio

pare hacer sufrir a los hombres,

que se afanan por ganarlo

y luego lloran por su derroche,

dicen que la ambición mata

todo el mundo sufre por plata,

el rico casi no duerme

presa del temor de perderle,

el pobre vive angustiado

juntando monedas para comer.

No falta la mujer

que por algún dinero

su virginidad quiera vender,

que grosería es contar

dinero ante la gente,

el diablo mal intencionado

creo un dinero plastificado,

al que le agregó una tasa de interés

agrandando más su pecado,

iluso el hombre quiso estudiar

la economía de mercado,

se puso corbata y con calculadora

en mano se puso a dar receta,

quieren convencer, que existe

una escuela donde aprendieron,

a controlar el mundo financiero,

hablan de las bolsas, de los mercados

de procesos inflacionarios de bancos,

del tesoro y las acciones

de economistas y corredores,

algunos vaticinan inflación

otros hablan de deflación,

como siempre el hombre

vive de su ilusión,

que sigan estudiando, en magnas

universidades, recibiendo sus

grandes títulos y doctorados,

para que puedan hablar de crisis,

y de depresión, de los ciclos

económicos, de balanza de pago

y también de la comercial.

La verdad es que nos quieren

explicar con sus teorías,

por que hay millones de personas

que no tienen que comer,

sigamos en este juego

que resulta muy entretenido

para quien quiera entender,

que el dinero se funde

en el infierno, para que el

diablo compre las almas

de los más ambiciosos,

y no le de ni un centavo

a los que creen en Dios,

líbrame señor del dinero

y también de la ambición,

que corroe el alma y también

el corazón.

Preferible es la pobreza

y vivir la modestia,

que ser esclavo de la riqueza,

existen varias iglesias

y una catedral,

existen varios bancos

y un banco central,

es todo muy claro

no confundir los templos

para rezar,

con los bancos

para ahorrar,

los economistas pueden decir

quién invento el interés,

si son tan valientes

que lo digan

y si no que sigan

dorando la perdiz,

que digan que cuando

hace calor es verano,

y que cuando hace frío

es invierno.

Autor: Enrique Flóres Silva

servido por Ciudadanodelmundo 2 comentarios compártelo

16 Septiembre 2014

Maldito dinero:Maldito invento es el dinero, es un invento del demonio para hacer sufrir a los hombres, que se afanan por ganarlo y luego lloran por su derroche,…

Maldito dinero.

¿Qué es eso que llaman dinero?
¿Qué es la riqueza?
Eso que todos dicen que da sensación de grandeza,
papel de color que en ocasiones se vuelve traicionero.
Todos lo necesitan para vivir,
pero el brillo se vuelve opaco,
cuando por él te transformas en un bellaco y hasta por poseerlo estas dispuesto a morir.
Maldito dinero, ese por el que la gente no le importa matar, solo los sabios y las buenas personas le dan la justa importancia, y solo lo ven como un medio para sobrevivir, y obtener alguna ganancia.
Sabiendo a ciencia cierta que el dinero ayuda pero que la felicidad no les va a dar.
¿Por qué no pensar en una vida bella llena de amor, donde no nos pierda la avaricia, 
un beso, un regalo, una flor, todo eso es una delicia, y si algún día todos pudiéramos esa riqueza alcanzar, por favor, no nos olvidemos de tanta pobre gente a la que tenemos que ayudar.

Autoría: “Paloma Brava”

servido por Ciudadanodelmundo sin comentarios compártelo

13 Septiembre 2014

Gonzalo Arango envía su testamento a Inmaculada Decepción…

TESTAMENTO

DECLARO solemnemente que no escribo para la Inmortalidad. Escribo modestamente para esta vida y para los que viven aquí y ahora. Deseo una gloria que me alcance en mi carne y en este instante, no después. Escribo a velocidades de planeta, a contra reloj contra la muerte. Deseo conquistar mi vida como única finalidad del arte. A esta conquista sacrifico gustosamente la pureza, la perfección y toda idea de Absoluto. Por toda gloria busco la plenitud de los sentidos, el éxtasis de mi cuerpo en otro cuerpo. No pretendo ser clásico al estilo de los estilistas que sacrifican una aventura por una metáfora. Yo, en cambio, lo dejo todo, desde Adán hasta Marx, por meterme a un filme de vaqueros con mi amante. En eso me distingo de la raza bastarda de los intelectuales.

Confieso a la manada de truhanes que se interesan por estas cosas del Espíritu, que no me interesa perdurar en los manuales de literatura para estudiantes de retórica. Mis libros no tienen ese aroma que santifica las almas e ilumina los claustros sombríos de la virtud.

No dejo nada ejemplarizante para retornar al buen camino a los extraviados, pues yo soy la negación de todo camino. Y si por azar queda algún testimonio en este sentido, es porque yo mismo, por encontrar un camino, me extravié en la ausencia de caminos.

No tengo nada que enseñar en los internados de monjas y de curas donde la moral acoraza a la juventud contra los goces naturales de la vida.

Me niego a ser fosilizado, maquillado y momificado en un pensum como Gloria Nacional. Apelo a mi desprecio por la cultura para que no se inscriba mi nombre en textos escolares para luego ser babeado por maestros de urbanidad y buen decir. Al diablo con esos burros presumidos que apestan a pederastia de monasterio, a espiritualismo de sacristía, a sobaco sudado, nicotina, alcanfor de castidad, y los mil hedores pestilentes del racionalismo cristiano.

Exijo el honor de que me borren de la memoria de las futuras generaciones.

Pido para mí la gloria de ser un maldito, un proscrito, un excomulgado de toda moral, de toda estética, de toda esperanza. ¡Que mi gloria me la den en la cama!

Quiero ser olvidado definitivamente, fervientemente; o en caso contrario, odiado con pasión, como un remordimiento que roe la noble causa del Espíritu humano. No deseo sobrevivir a mi propio horror, y al desprecio que me inspiraron; el Humanismo y la sensiblería utilitaria y futbolera del siglo 20.

Exijo el derecho de elegir para mi memoria la ingratitud de la posteridad, puesto que antes de morir ya habré sido ingrato con este mundo.

Aspiro a ser como escritor el Arquitecto de la Destrucción. Instalado en mi trono planificaré; el caos, la ruptura del orden, la desesperanza inminente, el aniquilamiento total, el triunfo de la desesperanza.

No pretendo ser benefactor ni creador de nada con el sucio barro de que están hecha la Humanidad y sus utensilios. Reclamo, a cambio de mi inutilidad, silencio para mi tumba, desprecio y horror para mis huesos culpables.

No dejo descendencia física ni patrimonio moral para ser devorado por la rapiña insaciable de los roedores del alma. Mi destino me concierne a mi solamente, y me hundo con él por dignidad y por indiferencia.

Asumo con orgullo mis maldiciones y mis desdenes. No repartí pan a los miserables, ni fe a los dudosos, ni consuelo a los dolientes. Ejercité una rara caridad repartiendo asco a los puros y desdicha a los infelices. Contagié la desesperación como una peste sagrada, pues tal misión me fue encomendada por el Demonio para preparar el advenimiento del Imperio de la Ignominia.

Fui irrelevante y eficaz en mi tarea de proclamar el desastre, el terror, la ausencia de sentido, y por cumplir la voluntad satánica fui condecorado con las rosas de la lujuria y la locura.

Que mi lápida sea la de un monstruo. De todos modos ya estaré podrido antes de ser olvidado. No necesito una piadosa inmortalidad para mis gusanos. Ellos impondrán un silencio reverente que se parezca al asco, y harán vomitar a los compasivos y a los tiernos de corazón.

No se asomen a mi tumba, granujas, no peregrinen sobre mi cadáver. Mi apelación al olvido es cuestión de dignidad estética. Sobre todo no babearse, no moquear, no orar, no mear sobre mi tumba, nada de ofrenda floral: no es manera de venerar al trágico y al guerrero.

Mi gloria sólo puede ser celebrada con el canto, la danza, la orgía, la embriaguez, las formidables fornicaciones en forma de himnos como yo las celebraba con espléndidas mujeres en los cementerios metropolitanos, cuando era morboso y elegíaco.

Ah, recuerdo los orgasmos contra las losas fúnebres, las paredes de las tumbas temblaban; gritaba de un placer tan bruto que los muertos aterrados se sacudían el polvo creyendo que el Juicio Final tocaba a sus puertas, y que mis éxtasis eran el trompeteo alegre de la Redención. ¡Pobres almas sin cuerpo! En su impotencia suplicaban cambiar su Eternidad por 5 minutos de vida con mi amada, como antes se prometían en el lecho Oh amada mía, por entre tu carne palparé tus huesos para reconocerte el Día de la Resurrección. Y así iba a olvidar mi agonismo bajo los sauces fúnebres. Allá recordaba que el arte no justifica ser eterno, que lo que justifica la inmortalidad es esta vida.

Que mi gloria sea viril fue siempre lo que quise en este mundo. Después, la literatura, lo mismo que mi alma, que se las lleve el Diablo, si a ese le placen tales porquerías.

Autor: Gonzalo Arango Arias

servido por Ciudadanodelmundo 1 comentario compártelo

13 Septiembre 2014

El testamento del profeta: Excelente muestra del nadaísmo puro…

El testamento del profeta

Yo, Gonzalo Arango, dejo:

Mi mala reputación a la familia.

Mi mal olor a la International Petroleum Company.

Mi tiempo perdido al Tesoro Nacional.

Mi cerebro a una babosa.

Mi corazón al pez espada.

Mi ángel de la guarda a la Academia de Historia.

Mi alma inmortal al primer gusano.

Mi sexo a la medusa de cabellos de serpiente.

Mis dos pies a la memoria de Arthur Rimbaud.

Mi gloria a los pobres de espíritu.

Mi felicidad a los psiquiatras.

Mi sífilis a la posteridad.

Mi mano derecha a la revolución.

Mi izquierda al Manco de Lepanto.

Mi ombligo al Museo del Oro.

Mis zapatos rotos al Nadaísmo.

Mi caja de dientes al enterrador.

Y mi intestino delgado a la República de Colombia.

Autor: Gonzalo Arango

servido por Ciudadanodelmundo sin comentarios compártelo

13 Septiembre 2014

El testamento del profeta: Excelente muestra del nadaísmo puro…

El testamento del profeta

Yo, Gonzalo Arango, dejo:

Mi mala reputación a la familia.

Mi mal olor a la International Pretoleum Company.

Mi tiempo perdido al Tesoro Nacional.

Mi cerebro a una babosa.

Mi corazón al pez espada.

Mi ángel de la guarda a la Academia de Historia.

Mi alma inmortal al primer gusano.

Mi sexo a la medusa de cabellos de serpiente.

Mis dos pies a la memoria de Arthur Rimbaud.

Mi gloria a los pobres de espíritu.

Mi felicidad a los psiquiatras.

Mi sífilis a la posteridad.

Mi mano derecha a la revolución.

Mi izquierda al Manco de Lepanto.

Mi ombligo al Museo del Oro.

Mis zapatos rotos al Nadaísmo.

Mi caja de dientes al enterrador.

Y mi intestino delgado a la República de Colombia.

Autor: Gonzalo Arango

servido por Ciudadanodelmundo sin comentarios compártelo

13 Septiembre 2014

Oficios de dolientes: Qué mejor epitafio en mi lapida sepulcral... Aquí reposan los restos de un ser que poseyó la belleza sin la vanidad, la fuerza sin la insolencia, el valor sin la ferocidad y todas las virtudes de un hombre sin sus vicios.

Nota del autor del blog:

En mi criterio este sería el epitafio que escogería para mi tumba cuando en forma impostergable e inevitable me toque mi turno para encararme con “la pelona”, su texto desenmascara cruda y honestamente todo aquello que envuelve este acto que nos recuerda nuestra mortalidad y la hipocresía que el entierro suscita…

Oficios de dolientes

 

Dejad a los buitres mi descomposición.

No me lleven flores.

No me aturdan con sus oraciones mohosas

Ni coloquen mi nombre en losa alguna,

Si yo jamás supe quién fui.

Dejadme sólo a los buitres. Ellos saben más de muertos

Y se ahorran la hipocresía del llanto.

Autor: Carlos Héctor Trejos

servido por Ciudadanodelmundo sin comentarios compártelo

13 Septiembre 2014

Alheña y Azúmbar: Un magnifico poema nadaista como el que más...

Alheña y Azúmbar

“¡Ya no más –por favor– las aburridas descripciones de semillas tropicales!”

Gabriel Jaime Franco

La digestión de la pulpa de coco demora cuarenta días y cuarenta noches.

Ni mucho, ni poco.

Al plátano hartón de cáscara roja le falta un grado para ser veneno. Compadre, no coma coco.

Si se ha comido banano y se tomado ron, muerte segura. Nadie comió. Ni yo tampoco.

La pepita de la pitahaya si la comes no la muerdas, si la muerdes no la tragues;

si la tragas, allá tú.

La pepita de la granadilla si la tragas se te embucha.

Para que no se te embuche, mejor que no comas mucha.

La pepita de la granada no es como la de la granadilla.

La pepita de la guayaba no es como la de la granada.

Y la pepita de la papaya no es como la de la guayaba.

Es como la de la papayuela, pero más dulce.

Si es más dulce es más sabrosa, si es más sabrosa es más cara.

Para que no sea más cara no compre papaya ni compre nada.

La pepita de la guanábana es como la de la chirimoya. Y ambas son como la de la calabaza. Cuando a uno le dan calabazas no le dan chirimoya ni le dan papaya.

Las pepitas de la guama se usan para hacer zarcillos,

quiero decir que se utilizan como pendientes,

o mejor dicho lo que quiero decir es que los chicos se las cuelgan en las orejas.

Trae el corozo una nuez, trae la nuez una almendra,

pero la almendra de la nuez no es como la nuez del corozo.

Si no se entiende que no se entienda.

La ciruela se lava, pero no se pela; el madroño se pela pero no se lava.

Para saber si una fruta se lava o se pela hay que consultar el diccionario.

El diccionario tiene la palabra. Pero si no la tiene será que le falta una página.

La pulpa de la algarroba se ataruga y se atraganta.

Si tomas agua se forma una pasta y se te pega en la garganta.

Con la garganta atragantada tratas de ver si resuellas o si no resuellas nada.

Si no resuellas mortus est.

El icaco es una fruta especial para diabéticos: no tiene azúcar,

ni tiene harina, ni tiene icaco ni nada.

El que come patilla oxidada seguro estira la pata.

Para no correr el riesgo es mejor comer sandía. La sandía es una fruta sandia.

El tamarindo es la fruta que más me gusta porque es de negros y de tierra caliente.

Qué sería de los blancos cuando van a tierra caliente si los negros no les sirvieran refrescos de tamarindo. Con el sabor áspero del tamarindo se forman bolas ácidas recubiertas de azúcar que sirven para vender en las calles de Cartagena y se hace una miel espesa de tamarindo para lamer sobre hojas de plátano. También se hacen sorbetes para el arzobispo y además el árbol de tamarindo produce una sombra verde y fresca para construir un banquito y sentarse alrededor del tronco. El tamarindo es un tronco de árbol copudo completamente lleno de tamarindos. Sólo los negros lo pueden coger porque no es fruta de blancos. Si los blancos tuvieran tamarindo entonces los negros serían blancos. Pero no puede ser.

Hay muchas frutas que son de negros. Dios les dio a los negros la tierra caliente y las frutas porque Dios tiene predilección por los negros, eso es evidente.

A los blancos los puso en tierras frías para que se resfríen,

pero ellos inventaron la aspirina y las cobijas de lana.

El níspero y el mamey son frutas de negros. Y el zapote también.

Pero lo que pasa es que a los blancos siempre les ha gustado comerse

la comida de los negros. Y la música de los negros.

Y los bailes de los negros. Y las negras de los negros.

Sigamos: mi negra se emperejila, se emperespeja, se aliña,

Con alhucema y albahaca, con cidrón y toronjil,

Con lavanda, con canela, con loción y con anís.

Mi negra tiene un meneo que no cabe por la calle,

Mueve el tacón y la punta del zapato y ese baile

Derrama tantas fragancias que no caben en el aire.

Mi negra es alta y esbelta, muy lucida y bien plantada,

Su cuello es tan largo que anda su cabeza por el aire.

El donaire de mi negra no cabe en ninguna parte.

Mi negra tiene ojos blancos, dientes blancos, calzones blancos,

Calzones en diminutivo, calzoncitos, prendas íntimas…

Yo no sé qué tienen de íntimas si las anda mostrando por todos lados.

Cuando mi negra se desnuda queda completamente desnuda,

No como las blancas que aunque se desnuden siempre tienen algo que las cubre,

aunque sea un concepto. Mi negra no tiene conceptos, ella nació y se crió desnuda,

y por lo tanto no se puede vestir completamente porque mientras más se viste

más desnuda queda.

Mi negra se aceita el codo, se pule el pelo, acicala,

Se emperimbomba, se tiñe, se sahúma, se apercala,

Se va de rumba y regresa cuando está la noche alta.

Yo no sufro por mi negra. ¡Cómo me alegra mirarla!

Mi negra camina en versos de cuatro o cinco tonadas,

Su habla es un canto largo, con las palabras cortadas.

Mi negra es dulce por fuera. Por dentro yo no sé nada.

Por dentro mi negra tiene alguna cosa guardada.

Agüita de manzanilla,

Tisana de ron y eneldo,

La raíz del limoncillo

Y un manojito de espliego.

El aire huele a linaza

Con astillas de canela.

Con alheña y con azúmbar

Viene pintada mi negra.

Pintada no es la palabra,

Viene más azul que negra,

Como esculpida en el aire

Durísimo de la piedra!

Autor: Jaime Jaramillo Escobar (Nadaista)

servido por Ciudadanodelmundo 1 comentario compártelo

9 Septiembre 2014

Acertijo: La clave de la caja fuerte...¿Puede usted superar al simple auxiliar bancario que se robó una millonada?

De sobra es conocido el lamentable hecho de que la mayoría (si no todas) las personas tienen deficiencias en su forma de pensar, lo cual se hace tangible con graves problemas de comprensión lógica y se confunden por las muchas variables planteadas en algún problema, cuando la verdad usando técnicas sencillas se pueden desentrañar aunque parezcan demasiado complejas o inabordables…

Verbigracia el siguiente acertijo que es bastante fácil en mi parecer…

En cierta entidad financiera el director además de ser paranoico en razón a la inseguridad reinante y la gran cantidad de asaltos bancarios también era algo maniático en cuanto al manejo de la clave de la gran bóveda que guardaba una considerable cantidad de dinero…

Hermegildo Manotas el famosísimo ladrón de bancos había sobornado a un auxiliar bancario para que echase unas cuantas gotas de un poderoso laxante al tinto que el director tomaba antes de cerrar el banco y que harían efecto a la mañana siguiente...

Al otro día cuando el Director se disponía a levantarse de su cama para encaminarse al banco, súbitamente se sintió tan enfermo e indispuesto que no pudo ni moverse, sudoroso y jadeando en el baño por el inopidado malestar recordó que justo esa mañana él tenía que hacer entrega de una importante cantidad a una entidad constructora para un proyecto habitacional.

Cuando desde el banco vía teléfono el cajero auxiliar lo requirió con urgencia, exigiéndole que divulgara el número de la clave, para abrir la bóveda se negó en forma rotunda y a su vez ordenó al cajero auxiliar que él mismo como persona de confianza pasara por su casa para entregarle la información sellada.

Sospechando que alguien del banco o algún bandido le había tendido una trampa y que le tenían la línea telefónica y el wi-fi intervenidos no quiso arriesgarse en divulgar información sensible por lo que preparó una pequeña estratagema seguro de que si dicha tarjeta caía en las manos indebidas no habría forma de saber tan fácilmente

El enfermo y casi agonizante director en forma eficiente preparó una pequeña tarjeta con las pistas que llevarían a develar el dichoso número que activaría la apertura de la puerta:

-.El rango del número está entre un millón, y nueve millones novecientos noventa y nueve mil novecientos noventa y nueve.

-. Es un numero de 7 dígitos, que al ser dividido entre 3 y al resultado se le mira especularmente o mejor aún si se invierte el orden a los dígitos y se le sustrae 1, se obtiene el número original.

-. Este número tiene apenas cuatro divisores.

-. Es semi-primo (es el producto de dos números primos)

-. Es un número pernicioso ya que su representación binaria contiene un número primo de unos, y a la vez un número par de ceros por lo que el total de cifras binarias es impar y primo.

-.Es un numero odioso por que la suma de sus dígitos binarios es impar.

-. Su suma digital es 30.


El cajero auxiliar bancario que era aficionado a las matemáticas y conocía algunas propiedades curiosas de los números no tardó mucho en decodificar la clave y junto a Hermenegildo Manotas el famosísimo ladrón de bancos dejaron la bóveda vacía.

¿Puede usted basado en las pistas deducir el número que les daba entrada a un dineral al famoso roba-bancos y a su socio?

servido por Ciudadanodelmundo 11 comentarios compártelo


Sobre mí

Avatar de Ciudadanodelmundo

ciudadanodelmundo

Bogotá, Colombia
ver perfil »
contacto »
En todo el mundo no hay nadie como yo. Soy dueño de mi cuerpo, mis pensamientos, mis ideas; me pertenecen las imágenes que ven mis ojos y tengo que saber escogerlas. Poseo mis propias fantasías, mis sueños, esperanzas y miedos. Dado que soy dueño de mí mismo, tengo que conocerme íntimamente.Hay aspectos de mí que me confunden, otros que desconozco. Sin embargo. esté o no de acuerdo con todo lo que soy, esto es auténtico y representa el momento en el que vivo. Me amo, me cultivo, me consiento y me felicito,para amarme, tengo que ser yo mismo, amarme con mis virtudes y mis defectos, mi pasado, mis éxitos y mis fracasos. Descubro mis capacidades, mis valores, transformo mis defectos en cualídades, lucho por mejorar. Para cultivarme, me señalo un plan de estudios, de lectura, de conocimientos que me ayuden a superar, de amigos que sean impulso y soporte de mi superación. Me alejo de todo ser, hecho, o acto que pueda lesionarme. Para consentirme me premio de pensamiento y obra porque estoy en el camino de la superación. Me hago un regalo.Me miro al espejo y le hablo a ese amigo maravilloso y perfecto que siempre confía en mí. Y me felicito porque, Bueno soy estupendo! Me amo!

Últimos comentarios

Fotos

Ciudadanodelmundo todavía no ha subido ninguna foto.

¡Anímale a hacerlo!

Enlaces

Buscar

suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

¿Qué es esto?

Crea tu blog gratis en La Coctelera